miércoles, octubre 31, 2007

Hablando del blog...dentro de un blog

Por Karen Gómez, 10° grado B
Gracias al Internet se han generado nuevas formas de comunicación y mejorados algunas anteriores. Por el Internet se puede tener acceso a mucha información en diversos ámbitos. Se puede leer el periódico como ver una serie de televisión. Muchos conocen ahora los blogs. Pero hay que aclarar, que son los blogs?

Es un sitio que ofrece alguna página de Internet. Puede tener su costo, como también ser gratuito. Es como poseer una página web, solo que es más simple su mantenimiento, ya que básicamente uno solo agrega el contenido tanto escrito como gráfico.

Estos blogs han abierto la oportunidad de generar comunidades entre los escritores, acceder a información con más rapidez y la facilidad de poder cada individuo obtener su propio espacio para expresar su opinión o publicar lo que prefiera.

Este nuevo recurso que ha generado el Internet ha revolucionado la forma de transmitir las noticias y opiniones. Anteriormente la opinión personal tenía un alcance limitado. Ahora el círculo se ha expandido, y este mensaje teóricamente hablando puede ser leído a nivel mundial.

En al actualidad las paginas web cuyo contenido es agregado por lo usuarios se han incorporado a la sociedad y han obtenido popularidad.

Es un nuevo medio de comunicación, más eficiente, claro que la creación de estos blogs genera competencia entre el medio escrito y el on-line, por diversos factores, el blog en Internet es más eficiente respecto a la rapidez con la cual se publica y lee. Puede ser tanto una noticia , como una opinión y el costo es menor que el de la prensa escrita y visual. El blog no gasta dinero en impresión o transmisión y puede llegar a un número extenso de lectores. El blog es un recurso que esta siendo utilizado tanto jóvenes como adultos, cada uno con sus propias ideas y metas al publicar. La incorporación de los blogs ha sido un gran avance en la comunicación, publicación de noticias y sobre todo para la expresión de la opinión personal. Es una imagen del progreso tecnológico, del papel a la computadora.

Los blogs de Karen
la luna nos mira!!:[http://www.amopinalu.blogspot.com/] Este blog esta lleno de poemas, frases, textos e historias breves.
Ecuablogs [http://ecuablogs.com/]:pagina-directorio donde se registran únicamente blogs ecuatorianos.

miércoles, agosto 15, 2007

HABLEMOS DE LOS BUENOS MODALES

No comer con la boca abierta, no hablar mientras se mastica, decir “buenos días” o “hasta luego” son normas que están allí para que la convivencia sea más agradable. Pero también no contestar los mails o utilizar el cuchillo equivocado puede ser considerado como una gran descortesía. ¿Hasta dónde deben llegar los buenos modales? El taller de periodismo se puso como tarea evaluar, defender y criticar estas normas. Dos de nuestros alumnos opinan. Opina tú también.
Para algunos la etiqueta no es más que un estereotipo, actitudes y reglas, posiblemente bobas e innecesarias, creadas solo para que las personas que las aplican, se distingan y sobresalgan sobre las que no lo hacen. Mas la regla de conducta se aplica para otra función: para ayudar a la convivencia.

En la etiqueta se emplean los buenos modales aparte de la ubicación de los cubiertos en la mesa. Los buenos modales incluyen diversas cosas, tales como saludar, no utilizar palabras vulgares, utilizar un tono de voz apropiado, no ofender a los demás y respetarse, entre otras cosas más. Estas normas no solo se aplican al conversar con alguien, en una reunión de alcurnia o en una cena de gala; también se aplican cuando se pide algo con amabilidad, cuando se actúa de forma honesta y cuando se respeta a los demás y a sí mismo.

En realidad deberían aplicarse en la vida cotidiana para hacer tanto nuestra vida coma la de los demás, más amena y práctica. Un ejemplo sería no pasarse la luz roja, respetar el turno, no mostrarse grosero o escuchar las opiniones de otras personas. Realmente si las personas aplicaran más las normas de convivencia, nos evitaríamos el problema de que nos interrumpan, gran parte de los accidentes de tránsito, arreglaríamos el problema de la impuntualidad o el bullicio en nuestra vecindad. Es importante que una persona pueda interiorizar esas costumbres. Además son reglas fáciles de emplear.

Karen Gómez (10°B)
A todos alguna vez nuestros padres nos han martirizado con cosas como “Tienes que llevar la camiseta por dentro” o “cuidadito con que se te olvide la raya del pelo”. A todos nos han dicho estas cosas al menos una vez en nuestras vidas. Estas reglas de etiqueta: veneradas por unos y olvidadas por otros; son necesarias para el buen vivir, pero muchas ya son obsoletas, y solo se mantienen por tradición.

Sé la clase de acusaciones que probablemente van a recaer sobre mí: que soy inculto y que atento contra las normas de la sociedad. Pero pónganse a reflexionar: ¿Son realmente necesarias todas estas normas? A mí me parece que no. Si uno se pone a pensar que la forma en la que uno va arreglado es lo que nos define, ¿es acaso alguien vestido de terno y seguidor al pie de la letra de las convenciones, mejor que otra persona que no las cumpla? Considero que estas normas aparte de innecesarias, son también muchas veces algo molestas.

No estoy hablando, de empezar a faltar a ciertas normas básicas de higiene o de moral. ¿O acaso a alguno de ustedes le gustaría estar rodeado de gente desaseada? Por último quiero agregar un argumento a mi favor: no creo que haya alguien que aunque sea una vez en su vida, no haya querido zafarse de las normas de la etiqueta. Nadie puede negarlo, ¿o sí?

Eduardo Granja (10°B)

jueves, julio 26, 2007

EL ÁRBOL DE LAS RELIGIONES

¿En que consiste ésta necesidad del hombre en creer en lo divino? Desde el Tibet hasta Jerusalén, desde Grecia hasta Rusia, en todo el mundo las personas buscan con afán el “por qué” más grande: el por qué estamos aquí.

Para explicar mejor me gustaría comparar las religiones con un árbol. El árbol se divide en varias ramas, en varias religiones, pero todas tienen la misma raíz, tienen la misma esencia. ¿Qué mejor ejemplo que el propio cristianismo? Musulmanes, católicos y judíos, todos ellos peleados para siempre entre sí a pesar de ser muy similares. Los primeros piensan en Jesús como un simple profeta y afirman que su Mesías fue Mahoma; los segundos creen fervientemente que Jesús fue el salvador e hijo de Dios y siguen en su espera.

Luego, del cristianismo surgieron los protestantes: luteranos, calvinistas y anglicanos...y entre ellos tampoco falta la discordia. No critico sus razones, ni cuestiono sus motivos de separación, sólo los pongo de ejemplo para que explicar cómo de una rama surgen nuevas y éstas a su vez se dividen una y otra vez.

Otra de las similaridades entre todas las religiones es que todas buscan alcanzar o tener contacto con la divinidad. Los budistan buscan la Iluminación; los hindúes, terminar el ciclo de reencarnación; los católicos, llegar al cielo. Y así todas las ramas del árbol se elevan, separándose unas de otras, tratando de alejarse de la tierra y alcanzar lo divino. La división de las religiones ocurre como en el cuento de los tres pastores. Tres hermanos pastores cuidaban un rebaño, que había sido de su padre, juntos y en armonía. Al principio todo iba bien. Luego, los hermanos se pelean, dividen el rebaño, cada uno lo cuida a su manera hasta que cada rebaño muere.

Ahora, ¿quién tuvo la razón? ¿Quién tuvo la culpa? Tal vez esa ni siquiera sea la pregunta. El problema es que todos queremos ser dueños de la razón. Con los ojos vendados creemos en nuestro dios, pero a la hora de escuchar al del otro, nos volvemos sordos. Tan sordos y ciegos que no nos cuestionamos nuestra propia creencia y mucho menos aceptamos otra.

¿Necesita tener el ser humano una creencia religiosa? Los seres humanos no buscamos un dios en el cual creer sino una explicación para lo inexplicable. Para comprobarlo, miren todas las religiones existentes: ninguna carece de una hipótesis de cómo, por qué o por quién se creó este mundo en el que vivimos. Sabiendo esto, nos damos cuenta que la necesidad del ser humano al final no es creer en lo divino, sino la de justificar su existencia. Necesitamos una religión para comprender el mundo. ¿Quién riega el árbol?¿Quién mantiene la fe intacta y las ramas saludables?¿Dios? No. Son los personajes religiosos e históricos, que aportaron algo al fundamento de cada creencia. Pero cada uno de estos personajes se quedó con su rama, con su religión.

Aunque las religiones estén divididas, todas tienen una meta en común y el mismo origen, al igual que nosotros. Tal vez si ponemos un poco de nuestra parte, y abandonamos este ciclo vicioso: mostrando más apertura o simplemente interés por conocer las religiones ajenas a la nuestra, las ramas de nuestro árbol dejen de estar tan separadas.

Por: Gabriela Muñoz (9°B)

LA CONTAMINACIÓN, EN TUS MANOS. Un texto de reflexión para recordar a la Tierra

La contaminación podría ser considerada el tema del momento. De hecho, se habla tanto de él que suele resultar fastidioso. Me pregunto: si se sabe tanto de él, ¿por qué cada día que pasa, el planeta está cada vez más contaminado? ¿Acaso es porque no hay programas de apoyo o el asunto es tan grande que ya no podemos manejarlo? ¿Aacaso el calentamiento global se trasformará en un monstruo de nuestra propia creación que agobiará cada vez mas nuestras vidas hasta destruirlas, como en la novela Frankenstein? Todo eso puede pasar, pero no son los “otros” los del problema, somos nosotros, que cada día contaminamos. Y este hecho se ha convertido en algo tan cotidiano que ya no nos percatamos de ello.

Cada vez que dejamos una luz encendida innecesariamente, cada vez que ignoramos no haber leído la palabra “plástico” en el bote de basura, cada día que el tema te resulta indiferente y no tomes medidas, estás contaminando tu mundo. Tal vez lo ves como algo tan distante, que crees que jamás te afectará, . De hecho, si el 10% de personas en el mundo desconectara sus celulares a tiempo cuando ya están cargados, se ahorraría suficiente energía para suministrar a 66.000 hogares. Para generar una tonelada de papel se necesitan 17 árboles, 2 barriles de petróleo, 4.100 kilowatt de energía. ¿Quieren bajar de peso? Por qué no comienzan por utilizar un poco más la bicicleta en lugar del carro? Apaguen los artefactos electrónicos que no estén usándose y si es posible, desconéctalos.

Las personas tienen la idea que ellos no pueden hacer gran cosa para salvar al planeta, o que lo que hacen no afectará mucho. Que si el mundo ha sobrevivido miles de años, puede aguantar un poco más. Lo cierto es que ya no puede.

Si uno no contribuye en algo para salvarlo, simplemente se destruirá. No se necesitan grandes máquinas para salvarlo, ni un esfuerzo sobrehumano. Con solo un poquito de esfuerzo, si cada uno cumple su parte, el fin de nuestro mundo no llegue, o por lo menos, no tan pronto.
Karen Gómez / 10°B

martes, noviembre 28, 2006

¡Llegó la hora de hacer un nuevo Ecuador!


Finalmente se ha elegido a quien será el Presidente del Ecuador por los próximos años (¡esperemos que ahora sí lleguemos a los cuatro!), y todos los ecuatorianos nos hemos llenado de expectativas sobre el nuevo gobierno.

Que si existirá el Congreso, que si firmará el TLC, que si mejorará la situación del país, estas son unas de las tantas preguntas que se hace el pueblo ecuatoriano en estos momentos, pues todos anhelamos que el Ecuador vea mejores días, sin embargo, parecemos haber olvidado algo muy importante: el Ecuador lo conformamos nosotros.

Somos Ecuador, cuando conducimos por las calles, caminamos por la ciudad o descansamos en la playa. Somos Ecuador cuando estamos en nuestros trabajos, cuando nos informamos sobre nuestras obligaciones y exigimos nuestros derechos. Somos Ecuador en todo momento y en todo lugar.

Entonces, para lograr los grandes cambios, debemos empezar por las pequeñas mejoras día a día. Después de todo, para que servirían los políticos y sus leyes, si el pueblo no las cumpliera; o qué tan dañino podría ser un mal líder, si su gente entiende el riesgo al que se enfrenta y lo detiene para escoger el camino más apropiado.

Por este motivo, debemos dejar de lado las que hubieran podido ser pretensiones personales, y buscar un objetivo común: el progreso del Ecuador. Brindemos nuestro apoyo ante ideas positivas y censuremos aquellas que puedan hacer daño a nuestro país; conozcamos y exijamos nuestros derechos, pero cumplamos también con nuestras obligaciones y sobre todo, comencemos con los primeros pasos hacia el cambio realizando aquellas mejoras a nuestra vida diaria, porque nuestras pequeñas grandes acciones llevarán adelante al Ecuador que somos.

Kenneth Chu Sam
12° grado FM

jueves, noviembre 23, 2006

El cronista de los vientos


Según la estimación de la Organización Mundial de la Salud WHO, alrededor de 33 millones de niños viven en la calle. Nunca asimilaré la magnitud de esta cantidad. Es más: ¿Qué se yo de la vida que ellos llevarán, cuando tan solo me limito a verlos vagar entre carros?
Niño de la calle: llenas de caramelos las manos y un vacío infinitesimal en el estómago.
Niño de la calle: la carne seca pegada a los huesos. Piel gris. Pañuelo que circula en el parabrisas. Cómo deja su huella de sudor graso esperando la luz verde.
La luz roja determina la tensión de sus días expuestos a todo: desnudos al sol, al hambre y a la soledad. ¿Por qué no lo vemos?
Niño de la calle: ¡agresivo! ¡Cómo esquivas las reglas de la normalidad! Tu techo: el cartón y las láminas oxidadas. Tu comida: lo que encontraste después de nadar en mugre y hediondez, en fundas de Supermaxi.
La pobreza te cría, la violencia te envejece, las drogas te matan. ¡Como traspasa tu piel, tu corazón; cómo lo embarra!
Niño de la calle: así como tú, otros hijos de los semáforos miran con inocencia su desgracia, en un lamento confuso y silencioso. En la esquina del McDonald´s, a la entrada de la iglesia, debajo del puente, en nuestras narices.
Un día de febrero, sentada entre el publico extraño, la adaptación teatral de la novela del sueco Henning Mankell, cumplió su propósito al abrirme los ojos a la realidad infantil del mundo. La historia de un niño pobre en Uganda y lo que relata éste en una semana agonizante a causa de una bala en su vientre, recoge todas las circunstancias que, sea en Uganda, EE.UU., China o Ecuador, los niños de la calle tienen que sufrir. “El cronista de los vientos”, nombre que le dio Mankell a su obra, es la contemplación de las almas perdidas de infantes en el mar tempestuoso y oscuro de su realidad. Inofensivos al peligro de este mar urbano, mientras nosotros nos sentamos en el carro respirando aire seco.
Niño de la calle: ser lleno de fantasía, arrancado de tu libertad. Niño de la Calle: que no se escape el conejo del país de las maravillas. Niño de la calle: no dejes de buscar el par de zapatos que escondan tus ampollas. No dejes de buscarnos.
Septiembre del 2006
María Inés Plaza
12° grado CD

La cultura shuar: ¿Una etnia más?


Todo estudiante sabe un poco sobre cultura ecuatoriana, aprendemos superficialmente sobre etnias que nos parecen muy distantes. Aunque sabemos que son parte de nuestra identidad, nos importa poco lo que le ocurra a sus costumbres. Sabemos tan poco de ellas que si desaparecieran, apenas sentiríamos una pequeña decepción. Estas culturas describen nuestro pasado, y aún nuestro presente, porque, aunque sepamos tan poco de ellas, ellas siguen respirando. Aunque no estés consciente de ello, en estos momentos una comunidad shuar vive su rutina cotidiana como lo ha hecho durante mucho tiempo. Los shuar creen en la naturaleza, el sol, el viento, las hojas, el relámpago que truena. Es una cultura que no cree en Dios, la Virgen o la Biblia. Ellos miran y viven nuestro mismo mundo en una forma diferente. Porque hay mucho más que decir y es poco lo que sabemos, reproduzco aquí lo más interesante que nos contó una princesa shuar, llamada Murushy Moya, Ella visitó el colegio y nos habló un poco sobre la vida y las creencias que tienen en la comunidad de shuar de Santa Ana, situada en la provincia de Pastaza. Ella nos dijo que los shuar son una de las 38 diferentes nacionalidades o etnias sobrevivientes en la Amazonía.

La familia
Nos comentó que así como en la cultura occidental el núcleo familiar se compone de esposo, esposa e hijos. Mas si por alguna causa o motivo los esposos quieren separarse, firman un acuerdo entre ellos. Así como se festeja un enlace, una separación también es festejada.

Las creencias
Ella nos contó una historia, un pensamiento, algo muy hermoso, que comienza así: “Cuando un shuar camina por un sendero y comienza a sentirse mal, enfermo, perdido, decide sentarse bajo la sombra de un árbol y dice: “Bueno, yo me siento aquí y se acabó mi vida”, se queda ahí cantando hasta que llega su agonía y la naturaleza hace su trabajo. De los restos de ese hombre shuar crece un árbol grande, de esos que se encuentran en la selva.”
El alma de esas personas queda en los árboles. Por eso esta etnia pelea tanto por la preservación de los árboles, porque siente que su familia está ahí, en el bosque.

Reducciones de cabezas
Lo más conocido de ellos es una costumbre que ha dejado de serlo: la reducción de cabezas. Murushy nos dice que cuando ellos mataban al enemigo, le cortaban la cabeza, le sacaban la cara o “cuero” (como ella lo llamó) y la rellenaban de piedras calientes. Después de coserle la boca y secarla colocaban la tzantza en la puerta de la casa, para amedrentar a los enemigos
María José Castilla

Ésta, como muchas otras culturas ecuatorianas, narra nuestra historia. Aunque a veces sean marginadas, ignoradas y muchas veces incomprendidas, los shuar no dejan de ser culturas fascinantes, con pensamientos que son capaces de hacerte ver el mundo de una forma diferente. De una u otra manera no dejan de ser únicas. Si uno se pone a pensar en lo poco que se sabe de ellas y en los problemas por los cuales suelen pasar, uno nota que son etnias de espíritu fuerte, que han logrado hacer lo que pocas culturas han conseguido: mantener su cultura, pensamientos y creencias existentes, lograr sobrevivir bajo reglas de un mundo apurado e irracional, que destruye todo lo que está a su alcance. Es una cultura fantástica, una cultura de esencia ecuatoriana, que nosotros mismos estamos matando.
Agosto del 2006
Karen Gómez
9° grado B

miércoles, noviembre 22, 2006

Cuéntame un cuento sobre los cuentacuentos


La ciudad de Guayaquil se convirtió a finales de agosto en la sede de III Encuentro Internacional de Narradores Orales “Un cerro de Cuentos”. Apesar que ya tiene 3 años realizándose, cuando los cuenteros nos vinieron a visitar al colegio, muchos no sabiamos bien qué era esto de los cuentacuentos. Para entender mejor que era un cuentacuentos, entrevisté a Fátima Patterson .
Todo empezó hace 35 años cuando se formó un movimiento de narradores. Ellos no sólo se dedican a narrar historias sino también rescatan leyendas y tradiciones orales. Los cuenteros, como generalmente los llaman, se encuentran regados por el mundo, especialmente en África. Esta práctica, antigua quizá como la civilización misma, ha conocido muchas variantes; tal vez las principales son las de cuentacuentos aficionados o profesionales.
Fátima Patterson, cuentera popular, bailadora de sones y danzones tradicionales, cantadora de tonadas negras, y folclorista con casi 20 años de experiencia se ha convertido en una de las figuras cuenteras más representativas de Cuba. Y esto no es ningún cuento. Por su oficio ella ha viajado por muchos países como Inglaterra, España, Italia y Ecuador. Nos dice muy pensativa que su profesión no es tan fácil, pues hay que saber personalizar la narración. Lo que más le gusta de ser cuentera es establecer una comunicación con el público. Por eso quiere que éste sea abierto, para que las dos partes disfruten contando o escuchando la narración. Algo bueno de la actuación es la improvisación. Pero como cualquier cosa no planeada esta es muy riesgosa en el escenario, algo que a muchos cuenteros les gusta. En el negocio de la cuentería a estos audaces cuenteros le suelen pasar cosas muy curiosas. Como a nuestra entrevistada, que habiéndose aprendido su historia en italiano, estando en Italia, descubre que el público estaba perdiendo interés. Así que paró y la empezó a narrar en español. Lo más raro es que el público le entendió y por lo menos se abrió más. ¿Que raro es el mundo de la cuentería, no? Por ahora solo desea seguir actuando un tiempo más y poder disfrutar más de sus viajes.
Julio del 2006
Nicole Fuentes
9° grado A

Lección (de cine) con Tania Hermida


Maria Inés Plaza Lazo, registrada en el registro civil el 14 de Abril de 1989. Hija de Julio e Inés, doctor y ama de casa. Su familia le dice Marinesita, menos el abuelo, quien la llama vieja, y sus amigos Gala, Principa y Mari.
¿Cómo nos vemos frente al espejo?
Seguro que después de haber visto el primer largometraje de Tania Hermida, meditamos más acerca de nuestro reflejo, y del reflejo de su reflejo. ¿Que reflejan entonces, nuestros ojos, nuestra palabras, nuestro nombre?
La pasada mañana del 30 de septiembre, Tania Hermida brindó a un numeroso público, un conversatorio en el cual la directora quiteña compartió respuestas, opiniones y anécdotas junto a las preguntas y elogios de la audiencia guayaquileña. Con tono jovial y humilde, nos contó de su éxito en el festival de cine en Montreal-Canadá y del duro trabajo que fue sacar esta producción adelante. El arte en nuestro país no ha sido promocionado como se debe, pero poco a poco van surgiendo personajes fuertes que van luchando por hacer de nuestra cultura, algo vasto y rico en expresiones. Y así surge Qué tan lejos, que con lúcidas citas de Octavio Paz y algunas palabras celebres en los diálogos entre los personajes, nos invita a hacer una reflexión alrededor de las elecciones que hace el ser por la carretera vital, pintando así, su propio camino por delante.
Un amigo de Uruguay me dijo que la película solo me había gustado porque soy ecuatoriana. Sin embargo, el mensaje que la directora trata de enviar, puede llegar de igual forma al espectador local como al foráneo. A muchos canadienses les resultó una comedia todo lo que pasaba en el transcurso de la película, como el hecho de que Andrés, el quiteño, no supiera que es la guaragua, a pesar de que cantaba el chulla quiteño con Jesús. Igual de cómico nos puede resultar a nosotros. Hermida resaltó así mismo, que ella no pretendía hacer una identidad ecuatoriana a partir de la película, pues para poder hacer algo similar, tendría que hacer tres millones de películas más. Cada uno aporta a la identidad de la cultura en distintos aspectos, pero no existe un prototipo especial de un quiteño o de un guayaco o de una joven rebelde como Teresa (Tristeza) o una turista como Esperanza. Hermida presentó a las dos protagonistas no como dichos prototipos, sino más bien como la representación de una realidad en particular. Sea la esperanza y la tristeza dentro de Tania Hermida o la que cada uno lleva dentro, a lo largo del camino individual, lo que vimos, y para quienes aún no han ido a la función en el cine, lo que podríamos ver, es un Ecuador natural y verdadero, lleno de paisajes alucinantes y gente que flipa.
Octubre del 2006
Por María Inés Plaza
12° grado CD

Que alguien me explique: ¿Por qué la guerra?

Muchas frases conocidísimas por todos suelen decir cosas como: "guerra avisada no mata gente" o "más se perdió en la guerra" o por último "nadie gana en la guerra". De estas tres frases, la primera es la incorrecta entre todas las demás.
Quizás el hombre creó la guerra con buenas intenciones, pero alguna vez escuché que las peores cosas que han pasado empezaron siendo buenas intenciones. No hay un argumento que sea tan bueno como para acabar con las vidas inocentes de los humanos. En la clase de español leímos un artículo periodístico titulado "Ataque israelí mató 34 niños". A raíz de eso debíamos sustentar nuestra opinión respecto a lo leído. Aquí se narra el hecho de que un poco más de 50 personas, 34 de ellos niños, murieron al desplomarse los edificios donde dormían a causa de los bombardeos israelíes en el Líbano. Sólo una pregunta: ¿son acaso ellos culpables? Probablemente lo más indignante de la situación sea el hecho de que esas personas no lo eran. Familias enteras murieron; niños que recién empezaban su vida murieron; todo por una razón que se escribe con seis letras: GUERRA. Sólo hay que ponerse a pensar un momento en que pasaría si un buen día, mientras descansamos de un agotador día de trabajo, o mientras compartimos un momento en casa, seamos impactados por un misil o una bomba que nos haga salir disparados entre una nube de polvo, escombros, gritos y dolor. ¿Qué pasaría entonces? Desde hace años los humanos nos hemos acostumbrado a ver en los periódicos y la televisión escenas e imágenes de muertes. Podríamos decir que la muerte de humanos causada por otros humanos es parte de nuestro cotidiano vivir. Vuelvo a preguntar: ¿es acaso eso normal?En la clase de Español nos pidieron que escribiéramos un texto con nuestra opinión sobre el artículo periodístico. Cabe recalcar que no soy una persona que apoye las guerras, o las muertes o algo que se le asemeje. Sin embargo en un mundo tan grande o que al menos lo era (porque ahora se pelean por territorios) hay personas que no piensan así. Los humanos hemos sido los creadores de cosas fabulosas desde hace miles de años, pero no somos perfectos; tanto así que también inventamos la forma de matarnos los unos a otros. Antes peleábamos por conquistarnos, hoy quizás peleamos por un pedazo de tierra, mañana será por agua, petróleo o comida. Sea cual sea la razón, opino, que para cuando los humanos nos demos cuenta de que nuestras acciones excesivamente egoístas y violentas nos van llevando lentamente a nuestro fin, será muy tarde para dar vuelta atrás.
Septiembre del 2006
Por Solange Romo
9° grado B

Un chamán da la cara por Ecuador



Aprovechando el Mundial de Fútbol como rampa publicitaria, el Ministerio de Turismo decidió promocionar la imagen del Ecuador en el país sede. Pensando que la mejor manera de hacerlo sería enviando personalidades ecuatorianas, llevaron al chamán Tzamarenda Naychapi como representante de nuestro país.
Al comienzo la opinión pública quedó encantada con este interesantísimo personaje. Parecía que la estrategia del Ministerio había surtido efecto. Mientras se aproximaba el Mundial, nuestro país se daba a conocer a través de distintos documentales y propagandas, como un país de aborígenes.
Esta vista se generalizó en un sector de la población, tanto así que el diario sensacionalista alemán “Bild” publicó que el chamán había hechizado la cancha a favor de Ecuador, para el partido Ecuador - Alemania. La mala intención y el tono burlón del diario más vendido en Alemania quedaron totalmente presente. Mas, pese a su sentido irónico, no todos se lo tomaron a broma. La repercusión fue tal que la Central de Turismo de Ecuador se vio en la necesidad de desmentir el artículo, aclarando que el chamán no echó una maldición al estadio, sino que le aplicó un conjuro positivo.
También los ecuatorianos residentes en Alemania rechazaron la estrategia por proyectar una imagen errada y poco general de nuestro país y su cultura. En un reportaje televisivo con un alemán conocedor del Ecuador, él ratificó que al traer un chamán a Alemania se puede hacer creer que la gran parte de los ecuatorianos siguen esas costumbres, viven en chozas o llevan plumas. Tanto el turista alemán como los ecuatorianos en Alemania manifestaron en este reportaje su pena por la imagen que se vendió y creen que Ecuador pudo utilizar otros de sus muchos recursos turísticos para promocionarse en el mundial. Nuestro país es un país multiétnico y pluricultural, y no podemos mostrar solo una parte de su cultura. Al igual que nosotros no sabemos nada de Lesotho, el Ecuador es un país poco conocido en Europa. Si bien para el extranjero lo pintoresco y diferente es lo que llama más la atención, sería bueno enseñar las otras caras interesantes de nuestra tierra. Una buena planificación y estrategia hubieran ayudado a aprovechar mejor las oportunidades como fue la del Mundial de Fútbol 2006.
Agosto del 2006
Por Luigi Pólit
11° grado IC